Después de la primera entrega de consejos de diseño de blog para no diseñadores del mes pasado, este mes voy a tocar otro aspecto necesario para que tu marca reluzca a los ojos de tus visitantes y clientes.

En este ultimo año muchísimas personas, debido a la crisis y también influenciada por una moda que arrastra, se ha apuntado al mundo handmade, experimentando lo bonito de la vuelta a las manualidades, de la personalización de objetos propios, y pensando en su creatividad como forma para ganar un dinerillo extra. ¿Que pasa? Que como comenté en otro post de éxito en este blog, cuando algo está muy de moda, los trabajos de buena calidad, suelen ser la minoría. Y con trabajos de buena calidad, no me refiero solo al objeto realizado, si no a todo lo que lo rodea, que básicamente es la imagen de marca. He visitado y participado a muchos mercadillos últimamente, y puedo decir con seguridad que he visto muchas buenas potenciales marcas, no explotadas… invisibles diría yo. ¿Y porque? Su trabajo es la caña, pero todo lo que lo rodea (blog, tarjetas de visita, redes sociales…) no existe o está muy mal pensado. Mi querida, es un poco duro de aceptar, pero si quieres que tu marca sea reconocida, y no perdida en el medio del rebaño de otras marcas que muy probablemente no durarán ni un año, tienes que aprender cosas que nunca pensaste podrían ser lo tuyo: diseño, fotografía, contabilidad, administración, un poco de programación, SEO, marketing, y muchas mas cosas! Que si intento hacer una lista, creo que nunca terminaré. Yo estoy en el momento de hacer las paces con los números, como decía Deb en este post, y de hacer buena amistad con excel. Pero reconozco que he empezado con una ventaja que muchos no tienen: el de ser diseñadora. Pero estoy aquí para compartir un poco de mis conocimientos, y proporcionarte una dosis de inspiración, que nunca viene mal.

Hoy quiero contarte lo importante que es la tarjeta de visita. Parece absurdo que en un mundo super digitalizado todavía siga siendo importante este «medio tradicional» impreso en papel. Y además comporta una pequeña inversión, que probablemente en un momento de apretón general te da cosa hacer, ya que como sabrás las tarjetas VUELAN en los mercadillos. Pero yo te digo, que aún así, merece la pena el esfuerzo. O sea, si no tienes tarjeta no eres nadie. Es un poco duro decirlo así, pero es la verdad. De hecho me da una pena infinita ver a artesanas (o artesanos, que aquí siempre hablamos al femenino, pero hay muchos chicos por aquí, ya lo se!) tan buenas en los mercados, que cuando se las pide: «¿tienes tarjetas?» se quedan con una cara, diciendo que no. Pues chicas, hay que ponerse manos a la obra. Y si no sabes por donde empezar, cuando terminarás de leer este post, lo tendrás mas claro.

tamaño

El tamaño de las tarjetas es fundamental. Y hablo por mi propia experiencia. De hecho mis primeras tarjetas las imprimí a un tamaño de 80 x 80 mm, y quedaban muy monas, el logo se veía estupendamente, y las letras se leían aún mejor. Problema: no cabían en ningún monedero de nadie. Así que mi consejo es mantenerse en los estándares. Pero tranquila, que si quieres experimentar, dentro de los estándares hay bastantes variantes. Aquí te pongo las medidas y los formatos ideales:
Clásico: 50 x 80 mm
Rectangular: 70 x 30 mm
Cuadrado: 50 x 50 mm
1: Things are better with a parrot 2: Dingbat Press 3: Emma Dime

Diseño

Lo ideal es una tarjeta a doble cara, para que puedas poner en una cara tu logo, y en la trasera la info necesaria para que todo quede lo mas limpio posible, y sin ser demasiado recargado (LESS IS MORE siempre). Pero, como siempre digo, las reglas están para romperse, así que también te invito a experimentar, poniendo toda la info en una cara, y en la otra varias texturas. O también puedes ir a lo simple y solo hacer la tarjeta de una sola cara.
Mi recomendación: se coherente! No me gusta ver en tu tarjeta un dibujo de un hada sobre fondo fucsia, luego me voy a tu blog, y en tu cabecera veo un dibujo de un gato jugando con un ovillo sobre fondo amarillo. Todo tiene que tener la misma apariencia. El logo, los colores, las tipografías, las imagenes que usas, te representan, y si quieres que te recuerden tienes que ser coherente y usar los mismos criterios en todas partes. Aquí algunos ejemplos:
1: Craft Lovely 2: Magpie Studio 3: Dingbat press

Formas raras

Si quieres llegar al máximo de la experimentación puedes hacer tarjetas monas, usando troqueles. Encargar un troquel a una imprenta, te va a salir muy caro, porque para la cantidad que querrás imprimir no va a merecer la pena. Quien encarga troqueles a imprentas, suelen ser grandes empresas que imprimen a grandes tiradas. Pero tranquila que a todo hay solución. De hecho puedes comprar tu troquel en las miles de tiendas físicas y online que venden materiales para scrapbooking, y hay para todos los gustos: círculos, galletas, corazones, flores, etiquetas… En fin, seguro que entre vosotras habrá alguna mas experta de scrapbooking que yo, y sabéis que mundo hay por ahí! Pero, para usar  estos troqueles como formas para tu tarjeta, te recomiendo tener en cuenta siempre las medidas, y que tengan suficiente espacio para toda la info que quieras poner. Algún ejemplo bonito:

1: Hype & Slippers 2: Dustin K. Friesen
1: Beast pieces 2: Francesco Mugnai

el texto

Si hay algo que no me gusta nada, es ver mogollón de información en las tarjetas. Me despista, y no me hace centrar en lo importante. Lo repito y lo repetiré hasta el infinito y mas allá: LESS IS MORE! Esta regla es fundamental para que un diseño quede limpio, bonito y sobretodo funcional. La info que nos tiene que remitir la tarjeta es:
  • tu web o blog
  • tu telefono
  • tu correo
  • tu nombre real (opcional)
Nada mas.
Ya se que quieres que la gente te siga por todas las redes sociales en la que estás, pero esto no quiere decir que tengas que poner todas las URLs de todas las redes sociales que existen.
Puedes elegir entre dos maneras de hacer las cosas:
1. Poner bien los botones de tus redes sociales en tu blog, para que la gente los vea a primera cuando se meta en el, después de haber leido la dirección en tu tarjeta.
2. Otra manera que también funciona es poner los iconos en tu tarjeta. Para ello, tendrás que haber puesto anteriormente el mismo nombre en todas tus redes sociales, y así la gente te encontrará sin problemas.

Ideas eco

Hay una manera de hacer tus tarjetas ecológicas y sobre todo baratas. Puedes encargar o hacerte tu misma un sello, y así imprimirlas en todos los soportes que encuentres por ahí, sin tener que gastar dinero en papel, y sobretodo RECICLANDO! Esta idea me parece una pasada, y seguro que con tu creatividad podrás hacer algo estupendo!
1: Florent Chamiot-Poncet 2: Beach Chicken
1: Fischer Portugal 2: Melissa Esplin
The awesome project

Espero que esta dosis de inspiración te haya sido de utilidad. Y si tienes mas dudas, o quieres aportar algo de tu experiencia, tienes los comentarios a tu disposición aquí abajo.