Hace un par de semanas, yo y mi chico aprovechamos los días del puente de los muertos, y nos fuimos a Berlin. Ambos habíamos estado en esta ciudad, con lo cual nos tomamos estos días con relax, sin prisas por visitar tal o cual museo, y realmente nos fuimos de paseo. Y no hay cosa que mas me guste cuando estoy en un sitio nuevo, que perderme por sus calles. Y esto es lo que hicimos mas o menos, sin dejar de ver lugares emblemáticos por supuesto.

Pero os confieso que volver a visitar una ciudad después de muchos años (en mi caso 9…) puede traer sensaciones inesperadas. Yo estuve por primera vez en Berlin con 17 años, en el viaje de fin de curso, con mis compañeros del instituto, y los profes… De juerga total, y risas sin parar. Fue mi primer viaje al extranjero, mi primera vez en un avión… En fin! Una serie de cosas que han hecho que este viaje se grabase en mi memoria como algo extraordinario, y por consecuencia el recuerdo que tenía de Berlín, una ciudad extraordinaria. Bien, en 9 años han pasado muchas cosas, muchos otros viajes, experiencias al extranjero, vivir un año de erasmus en Copenhagen, y al final decidir mudarme definitivamente a Madrid. De aviones, ya he perdido la cuenta, y ciudades europeas he podido ver bastantes (no todas por mala suerte). Todo esto me ha dejado ver Berlín con otros ojos, un poco mas honestos y sinceros. He visto todas sus bellezas, pero también todos sus defectos.

He podido absorber su historia con mas conciencia. He notado mas que la otra vez que esta ciudad todavía está llena de balazos en las paredes de sus edificios, y que todavía está en obras. He comprobado que es cierto que los alemanes no te entienden cuando hablas en inglés, y esto no te lo esperas en un «país del norte», y más habiendo vivido en Dinamarca haces todas las comparaciones del mundo. Pero por otro lado se respira mucho arte, mucha gente con ganas de emprender, crear, construir. Y esto es lo que os quiero enseñar a través de mis fotos. No quiero enseñaros una colección de postales, esta la podéis encontrar en internet… Esta es mi propia visión de Berlín, de su luz, de sus rincones «alternativos», de sus colores otoñales… Así que espero que os gusten!

Ah, por supuesto, el barrio que mas me ha gustado es Kreutzberg!