Estuve en Cuenca el viernes de esta última semana santa, y fue una excursión preciosa, de estas que vas sin ninguna expectativa y luego te sorprenden un montón. Me encanta cuando me pasa esto al visitar un nuevo lugar.

Cuando viene la primavera y el buen tiempo en general me entran muchas ganas de huir de los ladrillos y el asfalto de la ciudad. Y esto que yo adoro Madrid. Pero no se, con el buen tiempo quiero ver naturaleza, arboles, y pueblos. Además en todos estos años que llevo en España (ya van 5…) nunca había visto una procesión de semana santa. En Italia (y en Sicilia por supuesto) no faltan procesiones en estas fechas, pero las de aquí son más espectaculares y yo tenía ganas de verlas y fotografiarlas por supuesto. Así que este día, yo hice realidad 2 deseos: tradición y naturaleza en un solo día.

Así que en mi fotodiario de hoy habrá mucho pueblo, mucho tapeo, muchos colores, mucha gente, y unas fotos de la procesión desde el mejor sitio que podría encontrar, que me permitieron verla desde arriba. No es un caso que a mi lado estaba la prensa grabando. Y a parte, tenía dos compañeros peludos bajo mis pies que me enamoraron…

Después de toda la mañana visitando Cuenca y haber visto la procesión de la mejor forma posible, sin el estrés de la gente, salimos del pueblo, y nos dirigimos a la ciudad encantada, el parque natural más espectacular que haya visto! Piedras erosionadas por el agua y el viento que cogen formas de animales, personas y objetos. Es ideal para ir con niños, así que si nunca has ido te lo recomiendo de corazón, es espectacular y divertidísimo!

Ahora te dejo disfrutar de las fotos, espero que te transmitan belleza y felicidad, que es lo que yo viví este día.

 
Follow my blog with Bloglovin