Hoy en día tenemos toda la tecnología del mundo a nuestra disposición para tomar apuntes, guardar notas, poner recordatorios, apuntar ideas del último minuto y definitivamente no dejar escapar nuestra creatividad e inspiración. Un ejemplo es Evernote. Es una aplicación genial para eso porque es como una libreta de toda la vida, pero digital, y en nuestro móvil sincronizándose con el ordenador.

Pero ninguna tecnología existente puede sustituir el mágico efecto que hace superar todos los bloqueos y las crisis delante de la hoja en blanco: un boli y un papel y garabatear sin parar.

Yo soy de las que ama dibujar e incluso se me da bastante bien. De pequeña era un no parar, y me obsesionaba con mejorar mi técnica para llegar a conseguir la imitación de la realidad de la forma más cercana posible. Pasaba así mis días libres y mis veranos. Un año, cuando tenía 16 años incluso hice un comic del Diario de Anna Frank, que me habían mandado los profes para leer durante el verano. Yo y el dibujo éramos inseparables. Y es por todo esto que me apunté a Bellas Artes.

Pero pasó algo raro: ha sido empezar la carrera de Bellas Artes y dejar de dibujar. No porque haya tenido de repente alguna forma de rechazo, sino porque he empezado a conocer las técnicas digitales, de tratamiento de imágenes, diseño vectorial y editorial, pensando que estas podían sustituir cualquier tipo de dibujo o ilustración manual.

Estos son los bocetos que han precedido la creación de mi logotipo

Estos son los bocetos que han precedido la creación de mi logotipo

No sabía lo equivocada que estaba. Y lo estuve durante muchos años en realidad. Porque me he pasado miles de horas bloqueada delante de un documento en blanco sin saber por donde empezar. Pues precisamente ahí está el error. Nunca hay que ponerse delante de una hoja en blanco sin primero haber dibujado un boceto o algo en papel. Por ello hoy te voy a contar mis 3 razones para que veas cuan importante es esta herramienta de toda la vida: una libreta y un boli.

1. Garabatear relaja la mente y hace fluir las ideas

Cuando tengas un bloqueo, quieras empezar un proyecto, pero no sabes por donde empezar, coge una libreta y un boli y empieza a dibujar. Lo que sea, sin perfeccionismo. Verás como de repente en tu mente pasa lo mismo cuando se acaba un día lluvioso: se van las nubes, empiezas a aclararte y se te iluminan los pensamientos, literalmente. Ya solo tienes ganas de hacer mas pruebas y seguir dibujando.

Muy importante: yo durante mucho tiempo he pensado que tener delante una hoja de papel en blanco y un documento de photoshop/illustrator en blanco, sería lo mismo, ya que podría empezar a dibujar cualquier cosa también en uno de estos dos programas. ¡ERROR! No funciona, así de simple. Así que coge ese papel de la impresora, pañuelo, hoja… y empieza a dibujar!

dibujo-fedeegiorgio-1

Uno de los bocetos que han precedido la creación de la invitación de boda de Federica y Giorgio

inviti-fede-giorgio-2

Puedes ver que el detalle de los perfiles se ha mantenido en el diseño final

2. Garabatear te permite visualizar el producto final

No es lo mismo la idea que tienes en la cabeza y su realización. Si empiezas a dibujar lo que te venga a la cabeza y con soltura, de repente empiezas a ver fallos y posibles mejorías que puedes empezar a aportar en tu dibujo.

trabajo-zankyou-1

Los primeros bocetos para rediseñar el logo de Zankyou

logo-zk-portfolio

Se puede ver que una de mis primeras ideas es la que me guió para el trabajo final

3. Un dibujo en una libreta tiene un valor incalculable cuando trabajas en tu proyecto

Mis dibujos pre-proyecto son una guía de un valor incalculable a la hora de empezar a trabajar. Parece magia pero no lo es, y lo tengo totalmente demostrado: trabajar habiendo previamente dedicado un tiempo a dibujar en una libreta me ahorra muchísimo tiempo en la realización del trabajo final, porque me permite trabajar con la mente super enfocada a lo que quiero conseguir. De esta forma he dicho adiós a la dispersión y a la procrastinación por falta de inspiración.

dibujo-yvesymarta-1

El primer y unico boceto que hice para la invitación de Yves y Marta

inviti-marta-yves-1

A los futuros novios les ha gustado tanto que se ha mantenido mi idea tal cual en el diseño final

El resultado es que cuando ya estoy trabajando en Illustrator o Photoshop en un proyecto, me asombra la velocidad que puedo conseguir en terminarlo. Lo hago tan rápido y con tanta seguridad en mi misma que parece que ya lo había hecho en otro momento. Y no, simplemente el momento del dibujo manual ha contribuido a hacer fluir mis pensamientos, quitarme el bloqueo inicial, aclarar mis ideas y tener una imagen muy cercana a la realidad de lo que es el producto final.

Yo aplico este paso en todos mis trabajos de diseño, pero he de confesar que todavía tengo que tomar la costumbre de hacerlo antes de ponerme a tejer, porque soy muy de improvisar. Y cuando preparo mis posts, de momento solo apunto mis ideas en Evernote. Pero estoy segura que si empiezo a escribir a mano, empezarán a fluir muchas más ideas de las que tengo ahora. Así que este va a ser mi próximo reto: escribir a mano para mejorar los contenidos de mi blog!

¿Y tu? ¿Qué técnicas usas para desbloquear tu creatividad? ¿Eres una persona iper tecnológica, o sigues enganchado a las herramientas de toda la vida? Cuéntamelo en los comentarios.

Un abrazo