Después de 2 meses de aparente ausencia vuelvo a la carga con las pilas a tope y muchas ganas de que esto por fin arranque.
Digo aparente ausencia, porque en realidad no he estado ausente. Si estás suscrita y recibes mis correos, sabrás que he estado aprovechando el parón del blog para ponerme al día con algunos cursos que tengo entre manos. Y si por casualidad me sigues por Snapchat (me encantaría que fuera así), sabrás que he estado compartiendo contenido interesante por allí. Pero de esto te hablo en detalle más adelante. Conclusión: que no he parado, excepto las 2 semanas que me fui a casa de mis padres, a Sicilia, a descansar de verdad. Nunca antes había necesitado desconectar tanto. Y es que llevaba meses sin parar, entre mi trabajo en la ofi y el blog en casa. Estos son dos trabajos y al final el cuerpo lo nota.

Read More