Hoy quiero hablarte del poder que tienen los moodboards para aumentar tu creatividad y ayudarte a dar formas a tus ideas. En cualquier profesión creativa es un proceso indispensable que hay que hacer antes de ponerse manos a la obra. Aunque en realidad los moodboards tienen miles de usos, no sólo relacionados con el trabajo creativo.

Puedes crear un moodboard para:

 
• visualizar el estilo de vida que quieras conseguir

• redecorar tu casa

• decidir el estilo de tu próximo outfit para una boda u otro evento especial

• montar una sesión fotográfica

• diseñar tu propio logo

• decidir el diseño de la próxima colección de tus collares

• organizar un evento

• decorar tu tienda

• darle un lavado de cara a tu blog

….

y todo lo que tu quieras. Es impresionante el poder que tiene esta técnica y como puedes aplicarla a tantos aspectos distintos de tu vida.

 

Yo evidentemente uso esta técnica para desarrollar mis trabajos de diseño o fotografía. Se me haría imposible empezar cualquier proyecto sin antes pasar por este proceso: no podría ni siquiera arrancar y me enfrentaría al típico bloqueo delante de la hoja en blanco.

 

¿Cómo hacer un moodboard?

Tienes varias opciones para crear tu moodboard y puedes hacerlo 100% handmade, recortando y pegando imágenes, texturas y objetos en un soporte o usando la tecnología y hacerlo en digital.

 

Moodboard físico
Para crear tu moodboard 100% handmade tienes primero que elegir el soporte. Puede ser una libreta, un tablero, un marco o una pared y puedes pegar encima todos los elementos que te ayudan a definir el estilo de este proyecto en concreto. Me parece muy efectivo e incluso estético.  Pero requiere espacio y sobre todo tiempo.

Foto de Vtwonen

Moodboard digital
Yo soy una impaciente y una estrenada, lo admito. Es por esta razón que me decanto por hacer un moodboard de forma digital. No queda tan bonito, pero me parece infinitamente más práctico.

 

moodboard pink

Foto de Monaqo

Hay varias formas de crear un moodboard digital:

– usando Pinterest

– montando una plantilla en Photoshop, y haciendo un collage con todo el material que encuentras

– usando herramientas específicas para montar moodboards como: NiiceDropmark (herramientas encontradas en este post de Samu Parra) o Gomoodboard.

 

Yo me quedo con Pinterest por el simple hecho de que puedo pinear tanto desde el móvil como desde el ordenador y todo queda sincronizado. Y sobretodo porque cuando trabajo con mis clientes, creamos un tablero secreto que nos permitirá compartir ideas entre los dos y ver si vamos en el mismo camino.

 

Yo hoy vengo a contarte mi experiencia con esta técnica creativa, para que tu también la uses de la forma correcta en tu trabajo creativo. Como te dije antes, un moodboard no lo creamos solo los diseñadores gráficos o los fotógrafos. Tu también, que en tu día a día estás creando objetos, prendas, joyas, accesorios, deberás aprovechar los beneficios de esta técnica antes de diseñar cualquier nueva colección.

 

Pasos para hacer un moodboard que inspire de verdad.

Al contrario de lo que se pueda pensar en un principio, no se trata de incluir en tu moodboard todo lo que te da la gana y que simplemente te gusta en este momento. Y tampoco se trata de incluir solo imágenes de lo que vayas a crear. Me explico. Si buscas inspiración para diseñar tu próxima colección de collares, no deberías hacerte un moodborad de solo collares. De esta forma no te estarás inspirando. Inconscientemente te entrarán ganas de copiar lo que han hecho otros antes que tu. Así que te explico en detalle que es lo que tiene que incluir un buen moodboard para que haga bien su trabajo y te ayude a desbloquear tu creatividad.

 

1. Haz una lista de palabras claves que representen tu marca.
Imaginemos que diseñas collares tejidos al ganchillo. Tus collares se distinguen de los demás por ser vistosos y por la mezcla particular que haces entre hilos y otros materiales, como piedras semi preciosas. Tu inspiración más grande es la naturaleza y tus collares desprenden esta esencia, a través de su irregular geometría, como la que caracteriza las hojas.  ¿A quién se dirigen tus collares? A chicas atrevidas, a las que no les importa destacar, que se sienten guapas llevando encima algo único, son chicas alegres y extrovertidas. Se trata de mujeres con un gusto bien definido, y con una atención particular al consumo responsable y al respecto por el medio ambiente: un collar hecho a mano, de forma sostenible y que encima le recuerde la naturaleza es su joya más valiosa.

 

Estas son las palabras clave que me imagino para un producto de este tipo:

– naturaleza

– geometría

– espiral

– caracol

– mixed media

– piedras

– tejidos

– ganchillo

 

2. Busca imágenes con tus palabras clave
Ahora que hemos hecho un buen brainstoriming detallando todas las palabras claves que definen tu proyecto, ha llegado el momento de usarlas para hacer búsquedas. Mira lo que encuentras y ve acumulando todo lo que creas que se acerca al estilo de tu marca.

 

3. No te quedes solo con cosas relacionadas con tu producto.
Como te dije antes, la mejor forma de buscar inspiración es mirar hacía otras disciplinas, otras imágenes que no tienen nada que ver con tu producto final. Así que puedes añadir algún colgante pero te recomiendo también de añadir otro tipo de imágenes que representan la esencia de tu marca: paisajes, chicas que representen a tu clienta ideal, colores, texturas, objetos.

 

4. No te pases con los colores
Se estricta con la definición de tu paleta de colores. Recuerda, que todo el moodboard debe ir en sintonía, no tiene que tener elementos demasiado dispares entre ellos. Y lo que da esta sintonía a todo el conjunto de imágenes que vayas recopilando es precisamente la paleta de colores. Así que te recomiendo de definir como mucho tres colores destacados, que puedes acompañar con un par de versiones más claras de uno de estos tres colores.

 

5. Limpia el moodboard. Después de acumular varias imágenes quita las que sobran
Ahora seguro que has acumulado muchas imágenes que dan la idea de lo que tiene que inspirar tu próxima colección de collares. Pero también apuesto a que alguna se te ha colado, y en cuanto la veas en tu tablero crees que sobra. Aprovecha, este es el momento de quitar todo lo que no vale para que tu moodboard quede perfecto.
Mientras iba escribiendo este post he hecho un ejemplo real para que te hagas una idea. He buscado las palabras claves que he definido en el primer paso, he recopilado una serie de imágenes en Pinterest, y he hecho un montaje en Photoshop de las que más me han gustado. Aquí te dejo el ejemplo.

ejemplo-moodboard

 

¿Qué te parece?
¡Pues esto es todo!
Ahora mismo tienes todas las herramientas para crear un moodboard efectivo, que te hará visualizar muchas ideas.
Una vez cumplido este paso estoy segura de que tu inspiración estará a niveles altísimos, y que tendrás una gran necesidad de ponerte a crear en seguida. Aprovecha, ponte manos a la obra con tus creaciones, ahora disfrutarás mucho más del proceso.

 

¿Conocías ya esta técnica? ¿Sueles usarla para desarrollar una nueva colección en tus productos? ¿Qué plataforma o método usas? Cuéntamelo todo en los comentarios, me encantará leerte! 🙂