El mes pasado te he dado una serie de trucos de diseño para ayudarte con tus tareas del día a día. Como por ejemplo: mejorar el aspecto de tu blog sin demasiados dramas, consejos para usar las tipografías de la forma más eficaz para tu marca, o porque deberías aprender a usar un programa vectorial.
Hoy quiero abordar otro tema también muy importante para poder cuidar de tu marca personal, para que pueda lograr el aspecto profesional que tus productos se merecen: la fotografía de producto.

Hoy en día, el tema de la fotografía está al alcance de cualquiera ya que todos tenemos en nuestras manos herramientas para sacar fotos, sea un móvil o una cámara. Entonces al tener que publicar fotos de tus productos a tu web y tienda online, lo más normal es que te hayas aventurado a fotografiar tus productos sin demasiada atención . Pensando ingenuamente de que se trata simplemente de hacer una foto y punto.

 

Por desgracia hoy vengo a decirte que no es así. Cuando te dispones a hacer fotografías a tus productos tendrás que tener en cuenta unos cuantos factores que aquí hoy te comentaré. Se trata de trucos y técnicas que una vez aprendidos, son fáciles de volver a repetir. Es un pequeño esfuerzo que tendrás que hacer lo antes posible para dar el salto de tener una marca handmade cualquiera (y cutre) a tener una marca handmade seria y profesional.

 

Hoy además todos tenemos una gran ventaja a nuestra disposición: podemos “montar” negocios prácticamente de la nada sin tener que invertir mucho dinero, gracias a nuestro querido internet. Lo mismo vale para ti, que tienes una marca handmade. Esto ya no es como antiguamente, que te ponías a coser, montar collares y pulseras e irte al mercadillo de turno esperando vender algo. Podrías seguir haciéndolo si te apetece, pero estarás de acuerdo conmigo en que hay que tener sí o sí un espacio de venta en internet. Y para triunfar te lo tienes que currar. Tu producto me tiene que entrar por los ojos, tienes que proporcionarme distintas fotos desde distintos puntos de vista que me permitan imaginarlo en la realidad. Y evidentemente estas fotos tienen que estar bien hechas y estudiadas.
Antes de que te asustes, quiero darte una buena noticia: no necesitas una cámara réflex para conseguir esto. De hecho, si la fotografía como arte visual no te llama la atención y no te interesa profundizar no hagas el error que he visto mil y una vez en mis talleres de fotografía de producto: comprar una réflex sin saber usarla. Te prometo que hay más probabilidades de sacar una mala foto con una réflex que no se sabe usar que con un móvil bien aprovechado. Los trucos de los que te voy a hablar hoy los puedes aplicar tanto con una cámara como con un móvil. Así que vamos al lío.

 

Con tu foto de producto tienes que lograr estos 3 objetivos:
• Tener una tienda online con un aspecto consistente que demuestre profesionalidad
• enseñar tu producto para que los clientes puedan verlo como si fuera en la vida real.
• y finalmente hacer que tus clientes no se vayan de tu tienda online sin antes haber comprado un producto tuyo.

 

Lo último es ya lo más difícil de conseguir, pero si cumples con los primeros 2 objetivos ya te digo que tienes el camino casi terminado. Mi propósito hoy es ayudarte a conseguir los 3 explicándote los errores que he visto repetirse más de una vez que no debes cometer, y como solucionarlos.

 

Errores que hay que evitar a toda costa

 

1. Fondo que distrae

fondo-distrae
El objetivo de la foto de tu producto es captar la atención de quien está visitando tu web sobre lo bueno que es tu producto, el detalle que tiene y el acabado perfecto.
Si a tu querido visitante le enseñas una foto de una camiseta puesta en una percha del armario de tu casa que tiene un espejo y refleja todo lo que hay en frente, lo que estarás haciendo es distraerle, y dejar que se vaya de tu tienda online sin comprar la camiseta.

 

Solución: procura siempre usar un fondo blanco o muy claro. No pienses que es un aburrimiento y que todo el mundo hace lo mismo y que tu quieres optar por algo nuevo, como un fondo de lunares. En algo que no dominas, mejor haz lo que al resto le funciona, copiales, usa un fondo blanco. Esto te ayudará a resaltar tu producto y además podrás calibrar los colores para que sean lo mas fieles posibles a la realidad. Esto lo veremos en detalle luego.

 

2. Poca resolución

poca-resolucion
A día de hoy casi todos tenemos en nuestras manos un móvil con una cámara con suficiente resolución. Si no la tienes y quieres encargarte tu de las fotos de tus productos, ha llegado el momento de hacer una inversión. Decide en comprar una cámara o un movil con mejor cámara o encargar una sesión de fotos. Tus fotos tienen que tener buena resolución, y buen detalle para que tu cliente aprecie el producto en tu tienda online tal y como sería en una tienda física. Tiene que poder ver los colores reales, las texturas, percibir la dimensión real. Todo esto sin una buena resolución es prácticamente imposible.

 

Solución: pide prestada una cámara, compra un nuevo móvil con mejor cámara o encarga una sesión de fotos a un profesional.

 

3. Ninguna puesta en escena

puesta-escena

Sesión para Xianna AW2015

Por puesta en escena me refiero a ver el producto en su contexto. Por ejemplo, imaginemos que haces bolsos y tienes una linea de clutch. Necesito verlo llevado por alguien o sujetado por unas manos para hacerme la idea de que dimensión tiene. Si no lo veo en el contexto puedo pensar que es grande y que puedo llevar en el móvil, monedero, llaves, gafas de sol y pañuelos. Pero lo compro y resulta que cabe solo el móvil con los pañuelos. Al recibirlo me sentiría decepcionada porque no corresponde con la idea que me hice de tu producto.

 

Solución: pide ayuda a alguien cuando hagas las fotos a que te sujete tus productos o que los lleve puestos. No tienen porque salir las caras ni nada. Con ver a tu colgante puesto en el cuello de alguien ya me haré mejor idea de como me quedará a mi.

 

4. Mal balanceo de blancos

balanceo-blancos

Esta es la foto de mi réflex perjudicada por la humedad que hice con mi móvil por la noche y con luz artificial. Como puedes ver he tenido que retocarla para devolverle sus colores naturales. La retoqué con VSCOCam simplemente subiendo algo de exposición, bajando la temperatura y dándole algo de contraste.

Este es un tema algo complejo pero de vital importancia. Para que te hagas una idea, una foto con mal balanceo de blancos es una foto con los colores alterados por la luz. Por ejemplo, si haces una foto con luz artificial amarilla (aunque ya sabes que no te lo recomiendo) tus fotos saldrán con un tono anaranjado. Y así no se verán los colores reales. O si haces las fotos con una luz fría, los colores se verán con un tono azulado.

 

Solución: para evitar esto primero deberías procurar hacer las fotos con luz natural y uniforme. Al aire libre y bajo una sombra es ideal. Segundo, cuando estés editando tu foto, asegúrate que los espacios en blanco sean blancos de verdad, ni amarillitos ni azulitos. De esta forma, si el blanco es blanco, todos los demás colores serán lo más auténticos y parecidos con la realidad.  Por esta razón al principio te dije de usar siempre un fondo blanco. Será una buena referencia para obtener una foto con un buen balanceo de blancos.

 

5. Efectos especiales

efectos-especiales

Aquí no rodamos películas de ciencia ficción. Al contrario, cuanto más fieles a la realidad sean nuestras fotos mucho mejor. ¿a que me refiero con efectos especiales?  A los filtros. Tus fotos de producto no necesitan ningún filtro. Tu producto se tiene que ver en todo su esplendor, sin filtros que alteran los colores, desenfoques artificiales y cosas raras. Si quieres hacer experimentos, hazlos con tus fotos personales. Allí no tienes límites ni restricciones.

 

Solución : si quieres dar un toque profesional a tus fotos, pásalas por un programa de edición  (como photoshop o gimp) y haz un retoque mínimo que tendrá el único objetivo de hacerlas lucir: un pelin de luminosidad, algo de contraste y una pizca de saturación es más que suficiente (es lo que hice en la foto de arriba).

 

6. No usar tripode

Este es el detalle que marcará la diferencia entre una foto bien hecha y una foto regular. Te recomiendo usar un trípode tanto si haces fotos con el móvil como si las haces con una cámara. Esto en primer lugar evitará estos micro movimientos que hacen que tus fotos salgan movidas. Y en segundo lugar te permitirá tener más control sobre la composición de tu foto. Ya no tendrás que cargar con la cámara,  soltarla, colocar las cosas, volverla a coger… ella estará en su tripode y tu solo tendrás que disparar.

 

Solución: compra un trípode para tu cámara, uno pequeño… los tienes ya a muy buenos precios. O si no fabrícate un trípode para el móvil de forma manual. Mira este video en youtube, te dará muchas ideas.

 

7. Luz artificial

Es lo peor que puedas hacerle a tus fotos. Es que las luces artificiales no favorecen nada a tu producto: le altera los colores (mira punto 4), hace sombras duras, feas e imposibles de controlar. Todo son pegas.

 

Solución: reserva un día en tu calendario que sepas que puedas aprovechar la luz del día. Ponte en una zona de sombra para que tu luz sea uniforme o si no puedes salir de casa, busca una zona luminosa de tu casa, donde entre luz, que pero también sea uniforme. No tienen que ser rayos directos del sol. Coloca tu objeto y ponte en un lado, para no hacer sombras y poder fotografiar tu producto aprovechando la mejor iluminación.

 

8. Disparar con flash

flash

Esto está relacionado con el punto anterior. El flash está terminantemente prohibido para fotografiar tus productos. Si la luz artificial altera la foto, el flash aún mas. Desaparece el fondo, parece que se deforma, y obviamente las fotos tendrán sombras durísimas.

 

Solución: vuelve al punto anterior y sigue los pasos para hacer fotos en exterior

 

9. Poner solo una foto

ejemplo-foto-producto

No se trata de un error técnico de fotografía, pero si de un error estratégico. Poner solo una foto en tu ficha de producto, es una muy mala opción para conseguir venderlo online. Piensa que quien lo esté viendo, quiere conocer todos sus detalles, verlo desde distintas perspectivas, como si lo estuviese viendo en vivo. Así que tendrás que proporcionarle todas estas opciones a tu visitante para tener más probabilidades de conseguir una venta más.

 

Solución: tu producto tiene que tener como mínimo 3 fotos: una vista en el conjunto, otra en detalle y otra en su contexto. Si luego quieres aportar más fotos con distintos puntos de vista, pues mejor! Te recomiendo pasearte por Amazon, Zalando o cualquier tienda online grande, para ver como son las fotos de todas las grandes marcas. ¡Conseguirás mucha inspiración!

 

Quería hacer un apunte antes de terminar este post. Casi todas las fotos del post de hoy las hice con el móvil por dos razones: primero porque si me sigues por Instagram (@valentina_musumeci) sabrás que mi cámara réflex me ha abandonado; y segundo porque quiero demostrarte que se pueden hacer fotos de producto bastante profesionales sin demasiada inversión en un equipo.

Entonces, ¿Cómo lo ves? ¿Te vas a animar a mejorar tus fotos de producto con estos sencillos pasos? Si quieres cuéntame tus avances o dudas en los comentarios, estaré encantada de leerte y contestarte.

Espero que este post te haya sido de gran utilidad y que a partir de ahora puedas practicar un montón y mejorar con tus fotografías.
Un abrazo