Como sabes, el mundo de la artesanía me apasiona. Por esta razón he decidido montar este proyecto, un blog donde hablo de lo que se, el diseño y la imagen de marca, para ayudar a quien más admiro por su paciencia, labor y arte: las artesanas (y artesanos por supuesto).
También sabrás que tanto amo este mundo, que hubo un tiempo en mi vida en que intenté hacerme un hueco como artesana profesional. Lo dejé por distintas razones, pero nunca lo abandoné. Sigo creando piezas en la tranquilidad de mi casa, o en compañía de amigas, cuando me apetece y sin ninguna presión.

Pero esto no quita de que no esté al tanto de lo que viven muchas artesanas en su día a día. Al contrario, sigo estando al tanto de lo que pasa, voy a los mercados para saber que tal les va y hablo con personas que tienen proyectos chulisimos, que pero no consiguen hacer despegar como es merecido. Hay muchas razones para ello por supuesto, pero he identificado un problema que tienen en común estas marcas y es el siguiente: no saber como cuidar su marca. Ya sabes que insisto mucho en decir cuanto es importante tener en cuenta este aspecto de tu negocio, y por ello hoy y esta semana quiero entrar en el detalle del problema para ayudarte a solucionarlo. Digo esta semana, porque en vez de uno, publicaré tres entradas, así que desde ahora te recomiendo estar atenta al blog y a tu buzón de correo electrónico.

 

Empiezo esta serie de posts hablándote de los 6 problemas que frenan el crecimiento de tu negocio handmade desde el punto de vista del diseño y de la imagen de marca.

 

1. No conoces a tu cliente ideal

Este es un problema mucho mas común de lo que parece. De hecho lo he vivido en primera persona con mis distintos proyectos. Hasta que no me senté y me dediqué a pensar a quien quería ayudar, a describir su forma de vivir, sus inquietudes, sus problemas, las soluciones que podría ofrecerle, incluso a ponerle un nombre, me era imposible centrarme, diseñar productos o incluso escribir el blog con regularidad. Total, ¡no sabia a quien escribir!
Conocer a tu cliente ideal es la base de todo. Esto te permitirá crear productos pensados solo para esta persona, y esta persona se sentirá identificada contigo y con los valores de tu marca handmade.

 

Si piensas que para ganar más dinero, tienes que tener mas variedad de productos para distintos públicos te estás equivocando.

 

2. No sabes que sentimientos transmitir a través de tus acciones on y off líne

Al no conocer tu cliente ideal, no sabes que sensaciones transmitirle para que conecte con tu historia y tu producto. Hay infinitas sensaciones que puedes transmitir y tienes que elegir las tuyas con cuidado, para evitar enviar un mensaje equivocado. Puedes elegir entre: alegría, originalidad, elegancia, lujo, seriedad, simpleza, minimalismo… solo por dar un ejemplo. Si creas prendas hiper coloridas, para chicas sin miedo a destacar sobre la multitud, no puedes transmitir seriedad en tus acciones.
Ahora me preguntarás: ¿como se transmiten estas sensaciones? A través de tus palabras por supuesto, pero también a través de tu imagen, del uso de tus colores, de la elección de las tipografías de tu web, del diseño de tus tarjetas o de tu catálogo…
Volviendo al ejemplo anterior, si tu marca es para chicas atrevidas y alegres, no deberías de usar colores como el blanco y negro y tipografías super clásicas.

 

3. Crees que con usar tu color favorito es suficiente para crear tu imagen de marca

Al pensar en tu imagen de marca, cuando estés en el punto de elegir tus colores, no deberás hacerlo siguiendo el criterio de escoger tu color favorito. Te pongo un ejemplo que puedes comprobar tu misma leyendo en este post. Mi color favorito es el turquesa, y si te fijas no lo verás en ningún lado de esta web. Mi logo es negro y el color que puedes detectar como mi color corporativo es el amarillo mostaza. Es otro de los colores que adoro, pero lo he elegido porque es un color cálido y alegre, un color que inspira cercanía con las que sois mis clientes y lectoras ideales: las artesanas. El turquesa es un color precioso, muy femenino, pero es también bastante frío y calmado. Creo que le falta este componente de cercanía y alegría que yo buscaba.
Si quieres descubrir más sobre el uso de colores puedes leer este artículo.

 

4. No cuidas las imágenes que publicas en tu blog y redes sociales

Esto es algo que veo más a menudo de lo que me gustaría. Colgar fotos mal hechas de por si te está perjudicando. Luego si acompañas estas fotos de tipografías distintas, sin ningún criterio y solo porque te apetece experimentar, no es ninguna buena idea. Le estás comunicando a tus seguidores que eres un intento de marca profesional, que te dedicas a ello solo para pasar tus ratos libres, sin tomártelo en serio. Siento decírtelo, pero nadie quiere entregar su dinero a gente que no se toma en serio su negocio. A ti te toca demostrar lo contrario a través de todo lo que cuelgues por internet, sean promociones, fotografías de tus productos, portadas de tus posts, etc.

 

5. En tu blog públicas cuando te da la gana solo para promocionar de forma rápida tus últimas creaciones

Otro error que veo muy muy a menudo: usar el blog sólo como escaparate para comunicar ofertas y el lanzamiento de nuevas colecciones, y además de forma cutre. Perdona por la expresión, pero me parece que estás desperdiciando una oportunidad enorme para conectar con tus clientes, contarles la historia de tus productos, enseñarles el proceso de tu trabajo, lo que te inspira, etcétera. Si además la vez que publicas lo haces sin cuidar la imagen de tu marca, sin diseñar las portadas de tus posts o usando fotos mal hechas, pequeñas, con mala iluminación y mala resolución… mal vamos.

 

6. En definitiva no tienes una imagen de marca que transmita seriedad

Todos estos elementos que te he comentado hacen que tengas una imagen de marca seria o no. Son fundamentales y es super importante cuidarlos, estudiarlos y prestarle suficiente atención. Pero también entiendo que tu no sepas por donde empezar, porque te estás dando cuenta de que no se trata solo de dibujar un logo bonito. Se trata de estudiar muchos elementos que solos parecen poca cosa, pero que cuando se juntan hacen que el conjunto de tu imagen de marca sea percibida como seria o no.
Si tu cliente te percibe como una marca profesional, entenderá el valor de tus productos, no intentará rebajarlo y lo comprará. Si eres percibida como una marca amateur, la chica que hace “cositas” en sus ratos libres, nadie querrá pagar caros tus productos, de hecho siempre intentarán regatearte los precios. Y llega un punto en que te preguntas: ¿está mereciendo la pena hacer todo esto?

 

Si te preguntas cual es la solución a todas estas cuestiones que te planteo, solo te digo de estar atenta a mi blog esta semana, porque como te dije al principio, en vez de uno, voy a publicar tres posts que tienen como objetivo ayudarte a solucionar estos problemas y decirte que sí, merece la pena seguir con tu negocio handmade.

 

Hoy te dejo reflexionar y tomar nota de cosas que pueden estar fallando en la imagen de tu marca. ¿Me las quieres contar en los comentarios? Me encantará leerte y conocer tus principales dudas y problemas.