¿Sabes exactamente a que me refiero cuando hablo de imagen corporativa?
La imagen corporativa es aquel conjunto de material visual (logo, fotografías, banners, diseño de tu web, tarjeta de visita, flyers…) que se encargan de transmitir los valores de tu marca personal a tu cliente ideal. O sea que una vez definidos estos dos pasos, quien es tu cliente ideal y cuales son tus valores, luego podrás plasmarlos de forma eficaz en tu imagen corporativa.
He profundizado mucho sobre este argumento en este post que escribí para Marta Falcón de Destino Creatividad. ¡Lectura recomendada!

Todo esto me lleva a la siguiente conclusión: cuidar de tu imagen corporativa es vital si quieres llegar a tu cliente ideal y transmitir profesionalidad. Si empezaste con tu negocio craft por hobby y casi sin querer se ha convertido en tu profesión ha llegado el momento de revisar qué es lo que estás haciendo con tu marca a nivel visual, y si lo que en un primer momento parecía con sentido, puede que ahora ya no lo tenga. Es normal, porque tu negocio es 100% tuyo, entonces va creciendo y evolucionando según lo que tu misma crezcas y evolucionas.

 

Si estás en este punto, deberías valorar muy seriamente ocuparte del rediseño de tu imagen corporativa. Pero si eres de las que piensan que esto es perder el tiempo y que harías mejor en dedicarte a otras cosas, aprovecho este post para explicarte porque es tan importante dar este paso en tu negocio handmade.

 

Para ello me voy a servir de una historia, una anécdota que me pasó hace un mes mas o menos.
Era un sábado y estaba con mis amigos decidiendo en que sitio ir a cenar. Estaba uno de ellos con la aplicación El Tenedor, buscando un sitio cercano, a buen precio y sobre todo que pusiese a 7 personas de acuerdo. Finalmente nos decantamos por un restaurante de “comida española”. Nada especial, pensamos. Llegamos al sitio a la hora prevista (las 23 de la noche para ser exactos, o sea bastante tarde) y nos encontramos con un pequeño restaurante vacío que solo nos esperaba a nosotros. Ahora, yo no se si el sitio estaba vacío porque ya se había ido todo el mundo o porque no había entrado nadie en toda la noche. La segunda opción me extraña, porque en Madrid a cualquier hora hay gente sentada en los bares y restaurantes, más si es en el centro y un sábado. En fin que nos quedamos con la duda que nunca nadie nos la resolverá.

 

El hecho es que mi amiga se asustó un poco. Lo típico, que los sitios vacíos no inspiran confianza porque a lo mejor se come mal o tienen mala fama. Yo suelo pensar lo mismo, vamos. Pero la cuestión es que yo en esta ocasión no me asusté, entré con total confianza al restaurante, pensando que lo mas seguro es que iba a cenar bien.
¿Qué paso esta vez? ¿Por qué de repente y sin pensarlo mi intuición me ha sugerido fiarme? Te voy a contestar con una sola razón.

 

El aspecto cuidado del lugar me convenció. Pensé: si está cuidado por fuera, también estará cuidado por dentro (en la cocina, en la calidad del servicio, de los ingredientes…). Era un sitio pequeño, pero con una decoración  moderna. Tenía un detalle que me encantó: había marcos en la pared con dibujos de Mickey Mouse y demás personajes de Walt Disney. Me llamó la atención porque yo de pequeña adoraba leer estos cómics. La mesa estaba muy bien puesta y en general me sentía muy cómoda. No era ni un sitio demasiado lujoso como para asustarme de que sería demasiado caro ni demasiado cutre como para asustarme de que la comida fuese mala.
¿Quieres saber si mi intuición tenía razón? Pues si, la tenía. La comida más que española era de tipo fusión. Una mezcla de sabores e ingredientes simplemente excepcional. Cenamos verdaderamente bien, disfrutando de cada plato. La atención fue excelsa y finalmente salimos de allí muy contentos. Por si te has quedado con ganas de saber que sitio es, se llama Sr. Vázquez, y está en el barrio de Opera.

 

 

¿Qué quiero decirte con esto? Qué la apariencia SÍ importa. Que si tu producto es bueno, lo tiene que ser también su imagen de marca que es la que lo representa.

 

Si lo que te acabo de contar no es suficiente para convencerte, entonces sigue leyendo. Te voy a dar 7 razones que te harán descubrir que cuidar de tu marca a través de la imagen corporativa no es perder el tiempo.

 

1. Como he dicho antes, la apariencia importa.

Esto quiere decir que quien visita tu web, tienda online, página de Facebook, básicamente no te conoce. No está contigo en el taller, viendo como haces tus joyas o coses tus prendas. No sabe que acabado ni que calidad tiene todo esto. Si lo que haces se lo presentas de forma cutre, en un blog cutre, con fotos cutres, con un logo cutre, con una tarjeta cutre… tu producto será cutre a sus ojos.

 

2. Llegas a tus clientes ideales.

Para empezar un proyecto de rediseño de imagen corporativa, lo primero que se hace es escribir la lista de valores que quieres comunicar a través de tu marca y un perfil detallado de tu cliente ideal. Si esto no lo tienes claro, te invito a reflexionar bien, y cuanto más detallado esto sea, pues mucho mejor. El trabajo del diseñador consiste en transformar estos conceptos abstractos en material visual. Entonces será tu cliente ideal que de forma espontánea se acercará a ti, porque se sentirá identificado con lo que comunica tu imagen de marca y finalmente con tu producto. Lo querrá comprar sin pensarlo demasiado. Sin embargo si pretendes vender tus camisetas a cualquier chica por ejemplo, será difícil estudiar una imagen corporativa eficaz y 100% a medida con tu marca y tus productos. En este post sobre el poder de los moodboards hago un ejemplo con un caso práctico de una marca imaginaria. He detallado el perfil de la clienta ideal de esta marca y los valores que distinguen su marca de las demás. Esto es lo que me ha permitido crear un moodboard muy claro y concreto que será el primer paso para luego desarrollar una imagen de marca a medida.

 

3. Tu producto ganará valor

Si la imagen corporativa de tu marca expresa calidad y coherencia, tus clientes entenderán que tienen mucho valor y estarán dispuestos a pagarlo. Ya no tendrás que vender tus productos a precio de coste. Te podrás permitir subir tus precios, porque lo que estarás vendiendo no es solo un objeto, sino también una experiencia, una sensación que tus clientes adorarán llevar.

 

4. Tu marca tendrá coherencia y consistencia

Esto quiere decir que tus clientes tendrán las mismas sensaciones y experiencias en cualquier sitio donde pueden encontrarte: web, blog, pagina Facebook, Instagram, tienda online, tienda física, mercadillo… Percibirán el mismo tono, los mismos colores, las mismas formas, las mismas imágenes. Te reconocerán siempre y sabrán que estás allí. Te pongo el ejemplo contrario. Si en tu blog hablas de una forma super formal y fría, y en persona eres super alegre y graciosa, tus clientes se sentirán algo perdidos. Y lo mismo, si en tu pagina web usas un conjunto de colores sobrios y en tu pagina de Facebook tienes el avatar con tu viejo logo y una portada super cantosa, despistarás tus clientes y no volverán jamás, tenlo por seguro.

 

5. Serás percibida como profesional

Pasarás inmediatamente de ser una artesana amateur a ser una artesana profesional que diseña y produce productos de calidad, únicos y de los que duran toda la vida. ¡Creo que no se te podría percibir de mejor forma que esta!

 

6. Los medios estarán encantados de hablar de ti y tu marca.

Si tu imagen está descuidada u obsoleta, será difícil que los medios de comunicación quieran colaborar contigo, o hacerte publicidad. Hay medios, revistas o blogs que tienen muchas exigencias en temas de calidad de imagen, y si la tuya no es buena, tienes menos posibilidades de expandir tu negocio y crecer.

 

7. Recibirás encargos fuera de España y ampliarás tu mercado

En el norte de Europa y sobretodo en Estados Unidos la estética de los productos artesanales está muy cuidada y es muy profesional. Esto es porque la filosofía y los negocios handmade llevan mucho mas tiempo allí que en España (y en general en el sur de Europa) y han tenido tiempo de madurar y crecer. Pues lo que tienes que hacer es aprender de ellos y cuidar al máximo la imagen de tu marca para poder ampliar tu publico y vender fuera de España. De esta forma el crecimiento de tu negocio está asegurado.

 

Hasta aquí mis consejos de hoy. Ahora te toca a ti contarme tu experiencia. Dime, ¿en qué fase está tu negocio handmade? ¿Te apetece contármelo? Tienes los comentarios a tu disposición, pero también quiero regalarte una sesión de valoración totalmente gratis vía Skype. Será una media hora mas o menos donde ademas de ponernos cara, te haré preguntas sobre el estado de tu negocio y revisaré con ojo crítico tu imagen de marca a través de tu web y todo lo que quieras enseñarme. Te daré mi más sincera opinión sobre el estado de tu empresa handmade y juntas veremos si necesita o no un rediseño de imagen de marca.

 

¿Quieres que nos conozcamos? Yo sí, tengo muchas ganas de conocerte. Así que escríbeme a info@valentinamusumeci.com y pon en el objeto “Sesión de valoración gratuita de mi imagen de marca”. Estaré más que encantada de conocerte y hablar contigo.

 

🙂