Hoy quiero hablarte de algo muy importante, que creo que muchas veces se deja de lado cuando hablamos de cuidar nuestra imagen de marca. Lo que piensan muchos es que cuidar la imagen de marca, quiere decir tener un logo, mas o menos bonito y punto.

 

Supongo que tú que estás aquí y me lees, quieres profundizar más. Tienes que saber que una imagen de marca que enamore a tus clientes es mucho mas que tener un logo y ponerlo en todas partes, como si no hubiera un mañana. Enamorar a tus clientes lo consigues cuidando los detalles que aparentemente parecen inpercetibles, que pero en su conjunto te ayudan a que tu marca handmade pase de ser una del montón, a destacar entre la multitud.

Por esta razón hoy te doy 8 ideas que puedes aplicar desde YA en tu marca handmade, para que sea coherente, para que transmita tus valores y conecte con los valores de tus clientes, que finalmente no podrán no quedarse enamorados de tu trabajo.

 

1. Elige con cuidado tus tipografías y usalas siempre

Primero tienes que elegir un conjunto de tipografías que combinen entre sí y que se encarguen de transmitir tus valores. Porque sí, aunque no lo creas el estilo de una tipografía habla y cuenta muchísimas cosas sobre ti y tu marca handmade. Si no sabes de que estoy hablando te invito a ver este post donde lo explico todo muy clarito sobre las tipografías.

 

El conjunto que elijas tiene que incluir:

 

• una fuente para textos
• una fuente para titulares
• una fuente de contraste, para darle un toque distinto a tus diseños

 

miniatura-srtalylo

Este es el diseño que hice para las miniaturas de mis entrevistas. Como ves está la tipografía que uso para los titulares (Montserrat) y la tipografía de contraste (Dragon is coming). La de los textos es la que puedes ver en el post (Raleway)

 

Una vez elegido el conjunto, asegúrate de que quede bien y aplícalo en todas los sitios donde estará presente tu imagen de marca: tu web, tus tarjetas de visita, tu packaging, tu papelería para promocionarte, tus etiquetas. En fin, no te desvíes de tus decisiones iniciales y manen la coherencia.

 

2. Tu paleta de colores, siempre presente

Lo mismo que acabo de decir sobre las tipografías, lo tienes que aplicar con los colores. Tu paleta de colores también habla al subconsciente de tus clientes, y tienes que asegurarte de que le esté comunicando los mensajes correctos. Sobre esto también escribí un post bien detallado, con lo cual, si no tienes mucha idea de lo que estoy hablando, puede venirte de perlas.

 

Mi paleta de colores ideal incluye 3 colores, pero esto no es una regla que hay que seguir a rajatabla. En cualquier caso, siempre asegúrate de que además de los colores principales, en tu paleta haya un par de colores neutros, que puedan combinar siempre, como un beige o un gris.

 

Una vez definida tu paleta, no dejes espacio a la improvisación. Nuestro objetivo es crear una marca fuerte y reconocible. Para ello tendrás que ser muy firme contigo misma y no cambiar de idea cada vez que tengas una nueva idea.
Usa tus colores siempre en: tu web, en concreto cuida los botones y los enlaces, tu papelería y tu packaging… ¡justo como te comenté en el punto numero 1!

 

3. Utiliza un elemento gráfico y repítelo

Podría ser un marco, o unas lineas, unos puntitos, lo que sea… Pero si lo aplicas a todos los diseños donde aparecerá tu marca personal, se percibirá mucha coherencia. Por ejemplo, algo que estoy usando últimamente en mi propia imagen corporativa son los rectángulos que enmarcan algunas palabras.

 

entradilla-video-tutorial

Esta es la entradilla que he diseñado para mis videos. Como ves, hay un marco que rodea la frase y resalta “Mundo Craft”

 

Este es un recurso muy útil para renovar tu imagen, sin tener que cambiarlo todo. Si algún día me cansaré de enmarcar las palabras, pues elegiré otro recurso gráfico y mi marca se verá más fresca y tampoco habré tenido que emplear un esfuerzo enorme para renovarlo todo desde cero.

 

4. Mantén el mismo estilo de fotografías en toda tu web

Las fotografías son otros recursos visuales que hablan muchísimo a nuestro subconsciente. Y claro, no es que todas las fotografías son iguales. Al contrario: se pueden comunicar millones de cosas distintas fotografiando lo mismo pero con estilos diferentes. Por ejemplo, el estilo que mas prefiero yo es el fotoreportaje. Cuando estoy en un evento me gusta hacer fotos sin posados, me encantan las luces de las bombillas u horarios como el atardecer. Por eso en mis fotografías se percibe cierta calidez y espontaneidad. Incluso las fotos que hago para este blog, siguen el mismo estilo. Mira las fotos que te he dejado aquí abajo para hacerte una idea.

 

quedadamym-22

Primera quedada Mas y Mejor en Madrid (24-09-16) Si quieres ver más, haz click aquí

 

VM-manosdeoro-8

Backstage de la intervención “Quiérete Mucho” con las Valentina’s Bombing

 

Si te das un paseo en otros blogs que apuestan por la parte visual, te darás cuenta de que cada uno es fiel a su propio estilo. El primer ejemplo que sale a mi mente, es el blog de Susana Torralbo. Ella se define publicista pero yo te digo que es una experta en contar historias. Y sus fotos cuentan muchas historias, lo puedes ver en su cuenta de Instagram. Pero si te fijas tienen muchos elementos en común: son muy claras, los colores vibrantes, transmiten alegría y buen humor, justo como es ella.

 

Para tus fotografías puedes elegir aprender a tomar fotografías atractivas y usarlas en tu web, o usar fotografías de stock, que tengan todas el mismo estilo. Así ayudarás a tu marca a mantenerse fuerte, coherente y atractiva.

 

5. Usa iconos coherentes con tus valores de marca

De momento, nunca he hablado de la importancia que tienen los iconos para fortalecer y potenciar tu imagen de marca. Me lo apunto como tema para este blog. Pero aprovecho este espacio para contarte la importancia que tienen los iconos. Estos los puedes usar en tu web, para acompañar algún mensaje, apoyar visualmente a un botón, o alguna llamada a la acción. Son muy útiles para diseñar patrones que podrás incluir en tu packaging. Estas son unas pocas ideas que se me ocurren, pero ya te digo, los iconos son fundamentales tanto en nuestro día a día como en nuestras marcas personales.

 

Un día, mientras estés navegando por internet, fíjate en todos los iconos que puedes encontrar. No nos damos cuenta, porque estamos muy acostumbrados a ellos, pero de verdad que son muchísimos y nos ayudan un montón a entender el significado de muchísimas acciones, botones, mensajes. Son un recurso muy potente y tú puedes aprovecharte de ellos para fortalecer la imagen de tu marca.

 

Muchos iconos los puedes encontrar ya instalados en tu plantilla, otros los puedes conseguir en internet, tanto de pago como gratuitos (este es mi sitio favorito de iconos gratuitos). Para decidir cuales elegir, asegúrate de que reflejan los valores de tu marca. Te hago un ejemplo rápido para que me entiendas.

 

Si tu trabajas una marca de joyas minimalistas de diseño exclusivo, no incluyas en tu set de iconos unos con trazo irregular, como si fueran dibujados a mano.

 

Elige bien tus iconos y úsalos donde quieras, ya verás como potenciarán tu imagen de marca.

 

6. Evita el blanco y el negro

Curioso, pero cierto. Estos dos “no colores” son los más difíciles de trabajar y gestionar. Y te diré el porque. La razón es muy curiosa y estoy segura que te sorprenderá como me sorprendió a mi cuando lo aprendí.
Cuando diseñamos, para hacer que la experiencia del usuario sea agradable tenemos que intentar imitar o por lo menos inspirarnos de la realidad que nos rodea. No me mires con esos ojos. No quiero decir que tengamos que volver a los gloriosos años 2000 cuando lo que molaba era que nuestra web se pareciese a una mesa de escritorio desordenada (sí, mi primera web fue así).

 

La cuestión no es imitar al 100% la realidad en la que vivimos, pero sí tomar inspiración de ella. En el caso de los blancos y los negros… Mira a tu alrededor: hay algo impolutamente blanco y muy intensamente negro? Por supuesto que no. Mi escritorio del ikea en principio es blanco. Pero ahora mismo, mientras escribo este post, lo veo de un amarillito muy claro. En esto influye la luz que me rodea: una mezcla entre el flexo y la luz que entra desde la ventana, hace que este blanco no sea blanco de verdad.

 

Las cosas negras que veo a mi alrededor, tampoco son negras al 100%: algunas son un gris muy oscuro, como las teclas de mi ordenador, otras son de un tono más cálido, como un marrón muy oscuro. Las sombras en realidad tampoco son negras… ¿Te fijas? Lo que pasa es que nuestro cerebro no se para a analizar todas estos pequeños detalles cada momento de nuestra vida. Si no nos volveríamos locos. Asume muchas cosas como ciertas y punto. En este caso mi cerebro ha asumido que mi mesa es blanca y mi teclado negro, sin mas.

 

Con todo este rollo quiero decir, que tanto usar el blanco como el negro puros en nuestros diseños puede ser un poco contraproducente, porque podrían enfriar tu mensaje, y hacerlo poco “humano”. En vez de ellos usa grises muy claritos, beiges claros o rosados muy claros para sustituir el blanco. Y grises muy oscuros, marrones, verdes o azules también muy oscuros para sustituir al negro. ¡Pruébalo y me lo cuentas!

 

Psst: te voy a confesar algo, pero que quede entre nosotras. Mi logo es 100% negro, pero tengo como tarea pendiente cambiarlo a gris oscuro, porque es mucho menos agresivo e incluso algo más cálido. Vamos esto es lo de siempre: en casa del herrero, cuchara de palo 😛

 

7. Crea impacto positivo con tus tarjetas de visita

Las tarjetas de visitas siguen siendo fundamentales para relacionarnos con clientes o compañeros del sector. No te resistas a ellas, que si no te arrepientes. No sabes la de veces que he ido a eventos, he preguntado a alguien “¿me dejas tu tarjeta de visita?” y con carita de vergüenza me han tenido que decir que no tenían. Lógicamente, después es un problema que yo me acuerde del nombre de su marca, para ir a buscarla en internet. De esto también hablé en profundidad hace mucho tiempo en este blog.

 

Ya que como habrás entendido, las tarjetas, las tienes que tener, intenta impactar con ellas. Utiliza un diseño muy limpio, no las sobrecargues de detalles inútiles, imprímelas en un papel de mucha calidad y haz que quien las reciba te diga: ¡que bonitas! Es una fracción de segundo, que conseguirá dejar a tu cliente o compañero con un buen sabor de boca sobre ti y tu marca handmade.

 

8. Cuida el packaging de tus productos

Cuando te hagan un pedido o estés vendiendo en un mercado, siempre intenta entregar tu producto con un bonito envoltorio. Esto no tiene porque ser caro ni difícil. En mis años como artesana, aposté por un packaging sencillo, y reciclado ya que la materia prima de mis collares era el trapillo, un rollo de hilo que se consigue de los restos de fabricación de telas. O sea, material reciclado.

 

Usaba bolsas de papel craft y las cerraba con un lazo que hacía con recortes de un libro en forma de hojas, todas grapadas entre si y con la etiqueta de mi marca. Es una pena no tener ninguna foto para enseñarte. Pero te aseguro que era algo sencillo, que siempre despertaba una sonrisa en quien lo recibía. Esto es lo que tienes que conseguir, llegar al corazón de tus clientes y mimarlos cuidando hasta el último detalle. Simplemente echale imaginación que no te falta, y crea algo bonito con tus sabias manos. Tus clientes, se quedarán enamorados para siempre de tu marca! 😀

 

Espero que estas ideas te hayan servido de inspiración. Si te gustaría que profundizara en algún tema en concreto te invito a pasar por tu espacio, el espacio de los comentarios, y comentarme todo lo que se te ocurra. Estás más que bienvenida.

 

Un abrazo y hasta el próximo lunes 😉